MORGAN: UN COCHE CON ESQUELETO DE MADERA