¿POR QUÉ DECIMOS “TOCAR MADERA” PARA ALEJAR LA MALA SUERTE?